Contra el coronavirus no habrá ni victoria, ni derrota: la pandemia acabará en tablas

Singapur ha declarado que el “covid” será a partir de ahora tratado igual que las demás enfermedades endémicas, como puede ser la gripe. A partir de ahora ya no se empeñarán en la “transmisión cero”. Descartan la cuarentena para los viajeros y no será necesario aislar a los contactos cercanos de los “casos”. También planean dejar de anunciar los números de “casos” diarios.

Nada de nada. Pasamos del infinito al cero. Nada de “luchar”, ni “derrotar”. La humanidad ha empezado a arrojar la toalla, como los boxeadores que se empeñaron en una pelea inútil, no sabemos exactamente si contra un virus o contra una enfermedad. Para un viaje así no hacían falta las alforjas del hidrogel y el confinamiento.

Nos quedaremos sin saber cuál es el “origen” del virus. Expertos de todo tipo cobrarán suculentas subvenciones por investigarlo inútilmente pero, como los curas, de algo hay que vivir. No sabemos el origen, ni de este virus, ni de ningún otro, pero sí sabremos el final: no hay final. Como no somos capaces de exterminar al virus, hay que convivir con él, hacer las paces. Se acabarán hasta los partes diarios de “incidencia acumulada” en la televisión. Nada de nada. Volvemos al punto de partida como si nada hubiera pasado.

Tres ministros principales de Singapur dicen que en eso consiste la “nueva normalidad”: dejar de informar para “vivir con covid”, que es como como vivir semienfermos o semisanos. O simplemente apestados, como los leprosos.

“La mala noticia es que es posible que la covid-19 nunca desaparezca. La buena noticia es que es posible vivir normalmente con ella entre nosotros”, escriben los ministros en un comunicado publicado como editorial por un periódico local (*).

Algún ministro o experto nos debería explicar ahora para qué han mantenido el estado de guerra durante un año, alarmando a la población mundial innecesariamente, si podíamos vivir con los coronavirus lo mismo que podemos convivir con los gatos.

En el comunicado los ministros de Singapur dicen que “el virus seguirá mutando y, por lo tanto, sobrevivirá en nuestra sociedad”. Cuando no hay ni enfermedad ni salud la solución es perfecta: vacunas y más vacunas todos los años, como en las campañas contra la gripe.

“Cada año, muchas personas contraen la gripe. La inmensa mayoría se recupera sin necesidad de ser hospitalizada y con poca o ninguna medicación. Pero una minoría, especialmente los ancianos y las personas con comorbilidades, puede enfermarse gravemente y algunos sucumbir», dicen los ministros de Singapur. “No podemos erradicarlo [el coronavirus], pero podemos convertir la pandemia en algo mucho menos amenazante, como la gripe o la varicela, y seguir con nuestras vidas”, dicen los ministros en su comunicado.

Llegamos así al punto de destino: las vacunas, que seguirán seguidas después por dosis de “refuerzo” para que la rueda de los negocios no deje nunca de girar.

(*) https://www.straitstimes.com/opinion/living-normally-with-covid-19
https://mpr21.info/contra-el-coronavirus-no-habra-ni-victoria-ni-derrota-la-pandemia-acabara-en-tablas/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Up ↑

%d bloggers like this: