¿Quién es Klaus Schwab, el maestro de la montaña mágica?

Imagínese que el Sr. Schwab es doctor en ciencias de la ingeniería por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (1966), doctor en economía por la Universidad de Friburgo (1967) y máster en administración pública por la Escuela de Administración Pública de la Universidad de Harvard (1967). Una formación a medida que le permite pretender aportar soluciones prácticas tanto a nivel de estructuras sistémicas como de procesos globales, tanto públicos como privados, para alcanzar un cierto mesianismo (difuso y esotérico) que lleva el mundo de las altas finanzas y los negocios. Además, no todo el mundo participa en el foro del Sr. Schwab. Hay que dirigir una empresa que genera mil millones de facturación. Una codicia liberal que de repente se convierte en un discurso que critica las disparidades económicas y las desigualdades sociales.

Y es que el modelo que acaba de presentar Klaus Schwab se inspira en el modelo totalmente colectivista de Kate Raworth (Club de Roma), que aboga por la constitución de “bienes comunes”. El Sr. Schwab, antes neoliberal, parece encontrar de repente un interés en la colectivización de la riqueza, pero curiosamente nunca cuestiona la creación de dinero, contra la deuda, por parte de las grandes instituciones financieras y la dramática concentración de la riqueza del planeta en manos de unos pocos fondos de inversión. Y con razón, estos son sus invitados.

Nacido en la Alemania de Hitler

Klaus Schwab nació en 1938 en la Alemania de Hitler, más concretamente en Ravensburg, una ciudad cercana a la frontera con Suiza. Creció en la atmósfera de un estado policial basado en el miedo, la violencia, el lavado de cerebro, el control, la propaganda, la mentira, el industrialismo, la eugenesia, la deshumanización y la purga. A esta violencia psicosocial se suma la violencia de las armas.

¿Es posible salir indemne de todo esto?

Esta pregunta no puede responderse, por supuesto. Sin embargo, podemos suponer que puede haber dejado su huella, pero no podemos precisar el grado de impacto del trauma. También sabemos que algunas víctimas del trauma pueden haber adoptado posteriormente el comportamiento de los agresores, repitiendo así el escenario que han podido vivir. Sin embargo, sin ir tan lejos, en el caso del jefe del Foro de Davos, podemos suponer que puede haber desarrollado una desconfianza hacia la naturaleza humana, y su capacidad para desarrollar un autoritarismo problemático.

Un tecnócrata europeísta
El New Yorker describe a Klaus Schwab como un chico serio con inclinación organizativa, fue un líder regional en un movimiento juvenil franco-alemán nacido de la temprana idea, propagada por Winston Churchill y Jean Monnet, de una Europa más integrada – una “familia europea”, como dijo Churchill en 1946.

En algunos aspectos es intelectualmente un producto del movimiento de unificación europea, pero en otros es un concepto de escuela de posgrado, una especie de monstruo de Frankenstein de la universidad tecnocrática.

The New Yorker https://www.newyorker.com/magazine/2012/03/05/magic-mountain

Así que el problema de Klaus Schwab podría ser el siguiente: al querer deshacerse de las causas que llevaron a un Hitler al poder, pudo trasladar su confianza y sensación de seguridad al mundo de las máquinas, los sistemas y los algoritmos. En muchas ocasiones, Klaus Schwab anuncia de forma perentoria, incluso autoritaria, los próximos implantes cerebrales, o la fusión de humanos con máquinas.

Klaus Schwab pertenece a esa élite tecnológica financiarizada (con una sorprendente similitud con B. Gates, socio del FEM) que quiere rehacer todo lo que cree que Dios/naturaleza ha dejado de hacer.

Klaus Schwab tiene así en sus ordenadores un modelo ideal que revisa la humanidad en su esfera más íntima.

En este contexto, las reglas anticuadas de la bioética deben dar paso al proyecto casi mesiánico de un mundo nuevo. Escribe en su libro: “No está lejos el día en que las vacas sean diseñadas para producir en su leche [sic] un elemento coagulante de la sangre del que carecen los hemofílicos. Los investigadores ya han empezado a modificar los genomas de los cerdos para cultivar órganos aptos para el trasplante humano. Schwab, La cuarta revolución industrial. https://winteroak.org.uk/tag/wef/ Para KS, todo es posible gracias a una ciencia liberada de su conciencia.

Todas estas ideas recuerdan al concepto del Hombre Nuevo, un concepto muy querido por Stalin y por… Hitler.

El Foro Económico Mundial, un lugar de globalización del planeta

El FEM fue creado en 1971. Este año fue muy importante en la vida de los banqueros internacionales. 1971 fue el año en que el presidente Nixon anunció el fin de la convertibilidad del dólar en oro. A partir de ese momento estalló la creación de dinero bancario contra deudas, y dio lugar al enriquecimiento desenfrenado llevado a cabo por un neoliberalismo sin complejos. El enriquecimiento de los barones del planeta finanzas será tan grande que nos resulta imposible de imaginar.

Es esta abundancia de dinero la que les permitirá poner en práctica el concepto de Brzezinski de transformar las poblaciones en sociedades bajo vigilancia y control permanentes en el marco de una gestión similar a la de las multinacionales.

El FEM, al igual que su antecesor el Simposio Europeo de Gestión, es un lugar que, desde 1971, promueve el diálogo entre los dirigentes políticos, los representantes de las grandes empresas internacionales y los de la sociedad civil. El tejido de las relaciones entre estas tres entidades en el corazón de la gobernanza del Estado es una obligación consagrada en los textos fundacionales de la ONU y su galaxia, que se encuentra en el Programa de Desarrollo Sostenible 2030 y la Agenda 21.

Gracias a sus conocimientos de economía, gestión y tecnología, K Schwab es el hombre providencial que tiene la capacidad de traducir los conceptos en estructuras basadas en el sistema. Este cambio radical tiene tres cualidades. En primer lugar, el enfoque que reorganiza transversalmente el espacio de las sociedades en torno a los sistemas es terriblemente eficaz, en segundo lugar, muy pocos lo entienden y, en tercer lugar, el desarrollo del Nuevo Mundo ha podido coexistir simultáneamente con la ilusión de que los Estados y la democracia siguen existiendo. El Sr. Schwab ha tenido 50 años para perfeccionar su modelo y aplicarlo. Hasta hace poco, el público en general no lo conocía como el gran arquitecto de la revolución globalizadora.

La revolución de K. Schwab lleva el mundo de las altas finanzas al nivel de la gobernanza pública
El punto de inflexión en la carrera de K. Schwab se produjo en 1971, cuando publicó su libro “Moderne Unternehmensführung im Maschinenbau”, en el que presentaba una nueva concepción de la empresa. La empresa ya no tendría que rendir cuentas sólo a los accionistas, sino a las “partes interesadas”, que incluyen al gobierno, la comunidad, los trabajadores y los clientes. K Schwab casará el mundo de la gobernanza pública con el de la empresa. A través de este concepto se desarrollará la privatización a través de asociaciones público-privadas. https://www.newyorker.com/magazine/2012/03/05/magic-mountain

Esta convergencia entre empresas y gobierno es un viejo proyecto que fue anunciado por el presidente Roosevelt en el contexto de las cuatro libertades. En un discurso globalista, el presidente promovió la libertad número 3, que consistía en liberar a la humanidad de la miseria “lo que, traducido a términos globales, significa acuerdos económicos que garanticen a cada nación una vida sana y pacífica para su pueblo, en cualquier parte del mundo”. El mesianismo estadounidense implicaba el desarrollo de la libertad humana a través del comercio.

Roosevelt, cuyo ayudante era Nelson Aldrich-Rockfeller, nieto del banquero Rockfeller (propietario de la Standard Oil) y del senador Aldrich, fundador de la Reserva Federal, también proclamó “un diseño superior, un orden moral”. Esto recuerda a la reflexión del jefe de Goldman Sachs: “Estoy haciendo el trabajo de Dios”… K Schwab parece haber adoptado esta extraña creencia de un mesianismo basado, en su caso, en el matrimonio de la gobernanza pública con los negocios, en la tecnociencia y en la ingeniería social.

No es de extrañar que en la jornada inaugural de la primera reunión del Simposio Europeo de Gestión nos encontremos con un amigo íntimo de Roosevelt como orador principal: El príncipe Otto von Habsburg.

La inspiración de Klaus Schwab proviene también de su mentor Henry Kissinger, gran especialista en la privatización de los Estados. En 1982, Henry Kissinger fundó su empresa Kissinger Associates, especializada en el asesoramiento sobre las relaciones y la negociación de contratos entre multinacionales y gobiernos, con la ayuda de fondos bancarios, entre ellos los de Goldman Sachs. Cabe señalar que Paul Bremer, antiguo administrador de Irak, se incorporó a la empresa de Kissinger en 1984. Mientras KS se esfuerza por densificar el entramado de relaciones entre las empresas, el gobierno y la sociedad civil, se considera que su mentor está impulsando la aparición de un nuevo orden mundial. Henry Alfred Kissinger World Order (Penguin Press, 2014)

https://winteroakpress.files.wordpress.com/2020/10/ks-davos-old.jpg?w=306&h=203
El modelo coronal de Klaus Schwab

Cuando el Sr. Schwab anunció el Gran Reajuste en 2020, el público en general tuvo que descifrar por primera vez un modelo organizativo circular y transversal que puede liberarse de los estados públicos en silos. Lo llamamos coronal por su estructura circular en forma de corona, que recuerda básicamente al coronavirus, pero también al nuevo imperio (véase el discurso del príncipe Carlos en Davos 2020). En la imagen, puede verse la estilizada corona principesca colocada sobre su cabeza)

Suiza, muy a la vanguardia del proceso de reajuste, presenta su revolución energética, que repercute en muchos ámbitos de la vida cotidiana. Y he aquí un ejemplo práctico de aplicación que no ha esperado al gran reseteo.

Se supone que Covid-19 ha transformado el mundo, especialmente el de los trabajadores, en un Nuevo Modelo improvisado y obligado a teletrabajar. Al menos, eso es lo que se nos dice todo el día, bombardeando al Nuevo Mundo con el “mundo post-Covid”, etc. Sin embargo, la organización y estructura del Nuevo Mundo ya estaba ahí y desde hace mucho tiempo. Mirad este gráfico de 2011. ¡Ya había una voluntad declarada de multiplicar por 3 el número de puestos de teletrabajo para 2025! Fuente ICI

El modelo del FEM se basa en Kate Raworth, miembro del Club de Roma

Kate Raworth, economista simpatizante de la Universidad de Oxford, es conocida por sus trabajos sobre la “economía del donut”, una búsqueda de equilibrio entre las necesidades humanas básicas y los límites planetarios. Kate Raworth cuestiona el neoliberalismo, aunque es miembro del Club de Roma, una asociación fundada en 1968 por el jefe de Fiat, y en la que participan reinas y príncipes. La organización fue presidida en su día por un príncipe saudí. Por lo tanto, es difícil imaginar que sea aquí donde surja el igualitarismo de forma revolucionaria…

Sin embargo, la teoría del Donut (modelo circular) es un modelo económico colectivista que converge con las visiones y limitaciones de los promotores del Desarrollo Sostenible, concepto iniciado por el Club de Roma. Fuertemente inspirado en el de la célula humana, este modelo circular o coronal da cabida a diversos temas. Los temas en cuestión, que parecen insignificantes, se refieren a la vida cotidiana del planeta, de la humanidad, de los recursos, de las actividades, y esto en los cuatro rincones del planeta. Fueron trazados por primera vez por Kate Rawort en 2012 en un documento titulado “A Safe and Just Space for Humanity”, publicado por Oxfam, y luego en su libro “Doughnut Economics: Siete maneras de pensar como un economista del siglo XXI” en 2017.

El donut de Kate Rawort organiza un planeta globalizado tanto a nivel macro como local

La Economía del Donut , o Donut , es un marco visual para el desarrollo sostenible -con forma de donut o salvavidas- que combina el concepto de límites planetarios con el concepto complementario de límites sociales. [El nombre deriva de la forma del diagrama, que es un disco con un agujero en el centro. El agujero en el centro del modelo representa la proporción de personas que no tienen acceso a los elementos esenciales de la vida (atención sanitaria, educación, equidad, etc.), mientras que la corteza representa los techos ecológicos (límites planetarios) de los que depende la vida y que no deben superarse.

El diagrama coronal de la FEM es una extensión del Donut de Raworth. Además, dada la complejidad de su modelo, el Sr. Schwab nunca podría haberlo desarrollado en unas pocas semanas.

Planet Finance colectiviza los recursos bajo el nombre de los bienes comunes

Kate Raworth aboga por sustituir al hombre económico racional por el hombre social adaptable. Las libertades individuales de este último deben dar paso a la adaptación social, ya que todo el planeta se convierte en un espacio único e indivisible, representado por la “bola de Berlín”. Los recursos, como la tierra, el agua o la electricidad, deben ser clasificados como “bienes comunes”. Sin embargo, no se entusiasme demasiado si es usted un fanático de la noción de bienes públicos y del bien común en el sentido tradicional. El modelo se centra en los flujos financieros y en la famosa financiarización[1].

.

Ante la explosión de la epidemia del virus, Capital recomienda a los inversores que se centren en el sector del ciclo del agua: “Se puede invertir en un fondo especializado como Pictet Water (código ISIN LU0104884860). Creado hace 20 años, este fondo, compuesto por acciones de empresas cotizadas cuyas actividades forman parte del ciclo del agua (distribución de agua, servicios de tratamiento, tecnologías y servicios medioambientales), tiene un impresionante historial, con una ganancia del 263% desde su creación y del 15% en los últimos 12 meses. El valor de la acción se ha multiplicado por cuatro en 11 años[2]. La noción de bienes comunes confirma el resurgimiento de una especie de URSS, de tamaño planetario, pero… en beneficio del Planeta Finanzas. [3]

Los defensores progresistas de la reducción de las desigualdades y de la prosperidad para todos se sienten bastante cómodos con la financiarización generalizada y la colectivización de la riqueza por parte de las altas finanzas. Actualmente, los márgenes netos obtenidos por las empresas farmacéuticas en las vacunas son del 30%. Obscenidad admitida por los gobernantes públicos digitalizados.

Un solo hombre no elegido impone su propia visión a todo el mundo, con el riesgo de llevarnos a una dictadura tecnofascista. Pregunta: ¿dónde están los que se llaman gobernantes políticos?
Cuando escribí Coup d’Etat planétaire, sospechaba que un día tendríamos derecho a la oficialización del Nuevo Mundo. Sin embargo, se me escapaban dos cosas: la primera, la ayuda providencial de un virus, y la segunda, el hecho de que un solo hombre, no elegido y no permisible, anunciara arrogante y unilateralmente la nueva organización del planeta. Y para este tecnócrata cuyo cociente emocional debe ser inversamente proporcional a su cociente intelectual:

“La tragedia no es necesariamente el único legado de la crisis del COVID-19. Por el contrario, la pandemia representa una rara pero estrecha ventana de oportunidad para reflexionar, reinventar y reajustar nuestro mundo para crear un futuro más saludable, más equitativo y más próspero.”

https://www.project-syndicate.org/commentary/great-reset-capitalism-covid19-crisis-by-klaus-schwab-2020-06

El FEM de Klaus Schwab ha coorganizado el Evento 201 sobre la pandemia en octubre de 2019
Y en el proceso, publica tanto una estructura sistémica excepcionalmente compleja, como un libro, y quiere hacernos creer que los desarrolló en cuestión de semanas…

Una cosa es segura, el señor Schwab ocupará todo el espacio que dejen los ciudadanos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s