El oscuro mundo detrás de Ucrania

Los acontecimientos mundiales han abandonado cualquier concepto de razón o realidad. La guerra nuclear es contemplada ahora por muchos, quizá por la mayoría, como algo inevitable. La locura y la injusticia florecen y, o bien la humanidad llega a su fin, o los mecanismos que conforman nuestro mundo tal y como lo conocemos tendrán que detenerse.

Ya nadie se preocupa de incluir a Dios en la ecuación. El ocultismo del Tercer Reich está reviviendo no sólo en Ucrania, sino en toda la OTAN y la UE. Las minorías extremistas de Estados Unidos y Europa tienen el poder de establecer un orden mundial monstruoso caracterizado por algo mucho más oscuro que la simple tiranía.

Hay hitos. El ex exorcista del Vaticano Malachi Martin, en su bestseller del NY Times “Keys of Blood”, aborda el mal inherente que invade Europa y el mundo cristiano:

Lo más aterrador para el [Papa] Juan Pablo II era que se había topado con la presencia inamovible de una fuerza maligna en su propio Vaticano y en algunas cancillerías de los obispos. Esto es lo que los eclesiásticos informados llaman la “superfuerza”.

Los rumores, siempre difíciles de verificar, relacionaban su aparición con el inicio del reinado de Pablo VI en 1963. De hecho, Pablo había aludido oscuramente a “el humo de Satanás que ha entrado en el Santuario”… una referencia indirecta a una ceremonia de entronización de satanistas en el Vaticano.  Además, una incidencia de la pedofilia satánica -ritos y prácticas- ya estaba documentada entre  algunos obispos y sacerdotes de lugares tan distantes como Turín (Italia) y Carolina del Sur (Estados Unidos). Los actos de culto de la pedofilia satánica son considerados por los  profesionales como la culminación de los ritos del Arcángel caído.”

Martin, el principal asesor del Papa Juan XXIII, creía que la “masonería luciferina” estaba detrás de la oscuridad que, según él, envolvería a la humanidad.

Los escándalos de Presidio, fuertemente censurados, que describen cómo las fuerzas luciferinas, seguidores de Moloch/Baphomet, la entidad demoníaca detrás de la masonería, se infiltraron en el ejército, especialmente en las academias militares de los Estados Unidos en la década de 1980, añaden credibilidad a estas declaraciones.

Cuando el escándalo se extendió a todo el ejército estadounidense, desde los abusos rituales a niños hasta las “asambleas” satánicas en el Pentágono, la historia se volvió repentinamente “oscura”.

Luego nos topamos con un intento de unidades militares rebeldes de iniciar una guerra nuclear.

Las fuentes internas cuentan una historia del incidente de Barksdale/Minot de 2007 muy diferente a la que se da al público en general. Un B-52 totalmente cargado de armas nucleares fue secuestrado con destino a “lugares desconocidos”, pero fue capturado y devuelto a Estados Unidos, donde termina la historia y comienzan las mentiras.

Pero luego ocurrió el 11 de septiembre. En Estados Unidos, los edificios más altos del mundo de la época quedaron “calcinados” debido a los incendios de combustible de aviones a baja temperatura provocados por las caídas de los aviones. Durante décadas, pilotos, arquitectos e ingenieros dijeron a todo el que quisiera escuchar que todo aquello era un disparate, pero ¿qué no lo es hoy en día?

Ningún avión puede volar así, los incendios no derrumban los edificios de acero y el acero no se convierte en polvo a menos que se actúen  fuerzas que sólo se ven dentro de una estrella en el mundo natural.

Contexto

Hoy en día, el mundo sufre circunstancias nunca imaginadas. Sí, hay una inflación mundial y los beneficios de las empresas se disparan debido a las enormes subidas de precios, incluso cuando no hay aumentos de costes.

Ningún gobierno del Occidente colectivo ha abordado esta cuestión vital, aunque existe un precedente histórico. De Wikipedia:

“Nixon emitió la Orden Ejecutiva 11615 (en virtud de la Ley de Estabilización Económica de 1970), imponiendo una congelación de salarios y precios de 90 días para contrarrestar la inflación. Fue la primera vez que el gobierno de Estados Unidos promulgó controles de salarios y precios desde la Segunda Guerra Mundial”.

Incluso la petición de Biden de aumentar los impuestos a las compañías petroleras estadounidenses, una medida tomada a pocos días de unas elecciones nacionales, está lejos de tener éxito.

Cuando Nixon actuó, Estados Unidos había entrado en la Guerra del Yom Kippur de 1973 en nombre de Israel. La supuesta respuesta a esta guerra fue un embargo de petróleo contra Estados Unidos, pero ¿qué ocurrió en realidad?

De la noche a la mañana, los precios de los alimentos subieron casi un 40%. ¿La razón? Beneficios empresariales.

Esto plantea una cuestión menor, aunque conspirativa. ¿Están los acontecimientos mundiales siendo manipulados por poderosos individuos entre bastidores, como afirma el ex presidente estadounidense Donald Trump, para manipular los mercados, robar a los inversores y empobrecer al mundo?

¿Fue el colapso económico de Estados Unidos en 2007 y 2008 parte de esto?

¿También formaba parte COVID? Las pruebas que apoyan esta hipótesis son cada vez más numerosas.

Entonces nos preguntamos: ¿qué clase de persona haría estas cosas?

Aquí es donde empezamos a nombrar la enfermedad. El sentido común nos dice que no puede tratarse sólo de dinero y poder. ¿Pero qué más hay?

Ucrania

Nadie lo dirá, pero sin embargo es cierto. Los que están detrás del golpe de Estado de 2014 en Ucrania también están detrás de la guerra actual. Los mismos nombres, Noodleman/Nuland, Kagan, Wolfowitz y una lista de misteriosos oligarcas multimillonarios estadounidenses ayudaron a organizar el 11-S, el golpe de Estado de Maidan (Euroomaidan), pero también las otras revoluciones de colores y esta lista es considerable.

Se llaman a sí mismos neoconservadores, pero en realidad son otra cosa y sirven a amos que están más allá de nuestra comprensión y, desde luego, de toda racionalidad humana.

El hecho de que este grupo comparta una religión común con los líderes de Ucrania es un tema muy peligroso. Discutir estos temas abiertamente puede llevar a cualquiera a ser “cancelado” y, de hecho, nombres como Elon Musk y Kanye West son sólo dos de las docenas que sufren el mismo destino hoy en día.

Pero, ¿se trata de una religión del libro como el cristianismo o el islam o hay personas detrás de la religión y una larga historia de injusticia étnica?

Fue el ex oficial de la CIA Robert David Steele quien estuvo investigando sobre los oligarcas ocultistas estadounidenses, un grupo al que llamó MEGA. Cuando Trump trasladó la embajada de Estados Unidos a lo que sólo puede llamarse legítimamente Palestina a la Jerusalén ocupada, violando el artículo IV de la Convención de Ginebra, fue un pago de 100.000.000 de dólares de un presunto oligarca MEGA, el jefe del juego Sheldon Adelson, quien impulsó la decisión.

El mismo pago también puso fin de forma abrupta e ilegal al acuerdo nuclear con Irán.

Steele cree que fue MEGA quien financió el 11-S y utilizó su enorme influencia política en Washington para culpar a terroristas inexistentes como el veterano agente de la CIA Osama Bin Laden.

Una cuestión clave es la agenda MEGA, cuyos intereses amenazan la supervivencia de la humanidad.

Son los MEGA quienes financian el dinero de los cárteles y quienes han construido un ejército privado mundial a partir de antiguos militares estadounidenses utilizando los fondos de la producción masiva de heroína en Afganistán. No es ningún secreto que el núcleo de la “construcción nacional” de Estados Unidos en Afganistán era la producción de opio, el procesamiento de heroína y su distribución por todo el mundo utilizando los activos del ejército, de los servicios de inteligencia y de la “construcción nacional” de Estados Unidos.

Para ayudarnos a empezar, recordemos que fueron los mismos medios de comunicación que mienten sobre Ucrania todos los días, mentiras infantiles, los que nos dijeron que eran los talibanes los que llevaban opio y heroína por todo el mundo con la ayuda de su fuerza aérea misteriosa e imaginaria.

Si quisiéramos mirar, podríamos ver que los militantes de Boko Haram, que huyen de toda educación y tecnología, atraviesan ahora el Sahel en automóviles Toyota “técnicos” modificados por Israel y utilizan teléfonos por satélite registrados en el Pentágono.

Más allá de la razón

Las teorías políticas actuales ya no describen el mundo de hoy. Tratar de dar sentido a las políticas de Estados Unidos y el Reino Unido, haciendo volar oleoductos que abastecen a sus propios aliados o fomentando deliberadamente la guerra nuclear, es imposible.

Luego miras la guerra del día a día, la guerra en Ucrania que lleva años, y algo no funciona bien. ¿Está perdiendo Ucrania 1.000 hombres al día?

Quién permitiría eso o la destrucción total de “su” propio país, a menos que, por supuesto, Zelensky no esté interesado en Ucrania en absoluto, excepto para servir a una agenda malvada más amplia. Luché como marine en Vietnam. Allí, también, Estados Unidos mintió sobre sus bajas, con unidades enteras aniquiladas por los norvietnamitas sin ser informados.

Más tarde, cuando 1,6 millones de veteranos estadounidenses murieron por envenenamiento con el agente naranja, y esa es la cifra real, hubo un silencio colectivo.

Sabíamos que estábamos en un lugar nuevo cuando las noticias llegaron. Esto comenzó con la masacre de Boutcha. Todavía nos pesa a todos, al ver cómo los esbirros de Zelensky dejaban los cuerpos en la carretera, algunos malheridos pero todavía vivos, antes de que llegaran los equipos de cámaras.

Incluso entonces, el Occidente colectivo y los principales medios de comunicación no solo miraron hacia otro lado, sino que fueron a por todos los que comentaron, retuitearon, publicaron, no sólo con hackeos informáticos.

Hubo amenazas, detenciones secretas y asesinatos, periodistas y activistas desaparecieron como si estuviéramos en Argentina o quizás en Grecia durante la guerra civil que tuvo lugar hace tantos años.

Pero, ¿empezó ahí? ¿Alguien se acuerda del MH17? Después de los horrores de Melitopol, no sólo en 2014, sino de la carnicería nazi de la guerra actual, ¿cómo podría alguien dudar de que los que estaban directamente bajo el MH17 con sistemas de defensa aérea, los carniceros nazis de Mayan, Odessa y Melitopol, también derribarían un avión de pasajeros?

Conclusión

Rusia siempre ha sido un objetivo. El presunto fundador de los oligarcas de MEGA en Estados Unidos, Jacob Schiff (1876-1958), ayudado por sus amigos banqueros que gobernaban Inglaterra, construyó la armada japonesa y la lanzó contra la Rusia zarista en 1904.

Schiff prácticamente gobernó los Estados Unidos durante su vida, y los presidentes se plegaron a todos sus deseos.

Unos años más tarde, fue Schiff, ayudado por Paul Warburg, fundador del Sistema de la Reserva Federal y presunto arquitecto de la Primera Guerra Mundial, y Max Moritz Warburg, quien desempeñó un papel central en la manipulación de los acontecimientos mundiales que condujeron a la Primera y Segunda Guerras Mundiales.

Una pista de investigación suprimida vincula a estas entidades, precursoras de la MEGA actual, a la Iberia del siglo XV, a la fundación de la secta de los jesuitas y a la propagación de la masonería.

Desde Iberia, se extendieron a Venecia, estableciendo los primeros imperios bancarios europeos, luego a Salónica, a través de la cual tomaron el control del Imperio Otomano, y simultáneamente en Alemania, luego en los Países Bajos y en Gran Bretaña.

Los tentáculos del poder se extendieron a Europa y América del Norte, pero también siguieron el colapso del Imperio Otomano y se establecieron en Oriente Medio, manifestándose en forma de ISIS y Al Qaeda (ambas prohibidas en Rusia), pero también otras organizaciones terroristas.

En Europa, el plan de la OTAN en el marco de la Operación Gladio, una asociación abierta con la masonería, condujo a tres décadas de ataques terroristas e incluso al secuestro y asesinato del primer ministro italiano Aldo Moro.

A pesar del asalto español/portugués al Nuevo Mundo, son nuestros hermanos masones los que pueden ser responsables de la era colonial dirigida por las corporaciones que sigue definiendo un mundo de injusticia en la actualidad.

Décadas de historia falsificada y censurada nos dejan impotentes para establecer los verdaderos motivos de quienes se han puesto en contra de la humanidad.

Detrás de todo ello hay poderosas creencias en el ocultismo, en los antiguos dioses, en la aceptación del mal y en la disminución del valor de la condición humana.

Gordon Duff

http://www.verdadypaciencia.com/2022/11/el-oscuro-mundo-detras-de-ucrania.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s