La religión de los vacunados florece en europa

La ideología de la vacunación completa y repetida de las poblaciones es una especie de nueva religión, con su dios, sus señores del gran capital, sus devotos, sus técnicas de propaganda masiva y sus mentiras descaradas. Al abrir el camino a la vacunación a los niños y al crear una discriminación sin precedentes entre los ciudadanos en regímenes que se consideran democráticos, viola los derechos humanos que se creían “inalienables” y enfrenta a los ciudadanos entre sí. Más de 1.200 académicos, médicos y trabajadores de la salud advierten en un artículo de opinión en QG, el medio de comunicación libre.

El llamamiento del gobierno francés a la vacunación de los niños el lunes 6 de diciembre estaba previsto. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) autorizó el 25 de noviembre el uso de vacunas experimentales contra el Covid-19 en niños de entre 5 y 11 años, siguiendo una vez más a la Food and Drug Administration (FDA) estadounidense (comunicado de prensa del 29 de octubre). Esto ya sólo afecta al producto de Pfizer/BioNTech, aunque sea necesario seguir liquidando las existencias del producto Moderna en los centros de vacunación. En Francia, la Autoridad Nacional de Salud (HAS) siguió su ejemplo y propuso (el 30 de noviembre) que se vacunara a todos los “niños frágiles“, es decir, “todos los que corren el riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad y morir, y los que viven cerca de personas inmunodeprimidas o vulnerables que no están protegidas por la vacunación”.

Lo llaman “estrategia del capullo”, un nombre aparentemente beneficioso que enmascara el hecho de que los niños están mucho menos contaminados que sus padres y profesores (como demuestra un estudio del Instituto Pasteur). Y la HAS ya ha anunciado que “decidirá más adelante sobre la pertinencia de ampliar esta vacunación”. El primer grupo (niños “en riesgo”) afectaría ya al menos a 360.000 personas. Pero, curiosamente, el HAS no da una cifra para el segundo grupo, el de “niños de entre 5 y 11 años que viven en el entorno de personas inmunodeprimidas o vulnerables no protegidas por la vacunación”.

Hay que decir que, según el Gobierno, la tasa de vacunación de los mayores de 65 años en Francia es superior al 92%, por lo que no está claro cuántas “personas inmunodeprimidas o vulnerables” no se han vacunado todavía. Pero realmente no importa, lo principal es continuar la gran marcha hacia la vacunación completa (y repetida al menos cada seis meses) de toda la humanidad.

Esta es la nueva religión que se está extendiendo por todo el mundo y que permite a los grandes amos del dinero, Pfizer y Moderna, obtener beneficios de 1.000 dólares por segundo en cada momento de nuestras vidas, todo ello orquestado por sus vasallos regionales que se han convertido en la mayoría de los gobiernos occidentales y organismos internacionales, empezando por una Comisión Europea dirigida por Ursula von der Leyen, que está orquestando la gran operación de las vacunas mientras tiene un hijo que trabaja en McKinsey y un marido que es el director de una empresa de biotecnología centrada en las terapias genéticas.

En Francia, la Haute Autorité de Santé (HAS) propone vacunar a todos los “niños frágiles”, es decir, “todos aquellos que corren el riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad y morir”.

Los muelles gastados de la propaganda de masas

Para conseguirlo, estos gobiernos (y los numerosos periodistas que los siguen con atención) utilizan todos los viejos trucos de la propaganda. La lógica básica es la que ya explicó Jacques Ellul hace 60 años (Propagandes, 1962): “Frente a la propaganda de agitación [de los revolucionarios, golpistas, terroristas], encontramos la propaganda de integración, que es la propaganda de las naciones evolucionadas, y característica de nuestra civilización. Es una propaganda de conformización”. De hecho, “en una democracia, los ciudadanos deben participar en las decisiones del Estado.

Este es el gran papel de la propaganda. Hay que hacer que la gente sienta que ha querido las acciones del gobierno, que es responsable de ellas, que se compromete a defenderlas y a hacerlas triunfar. Esta es la base de lo que hoy se llama nudge, una palabra de moda para las antiguas técnicas de marketing y publicidad. De hecho, este concepto moderno de propaganda se remonta a los años de entreguerras. Uno de sus maestros fue Edward Bernays, cuya obra entera como propagandista y publicista se basó en la idea de que “las masas son incapaces de emitir juicios correctos sobre los asuntos públicos y que los individuos que las componen no son aptos para ejercer el papel de ciudadanos potenciales que una democracia exige de cada uno de ellos: en resumen, que el público, en esencia, constituye para el gobierno de la sociedad un obstáculo que hay que sortear y una amenaza que hay que eliminar”, como resume su prefacio en francés.

La primera base permanente de esta propaganda es el miedo, que permite colocar a los sujetos en un estado de sugestionabilidad. Después de negar durante mucho tiempo la existencia de variantes (sin duda porque fue el IHU de Marsella el que lo demostró), el gobierno ha aprovechado para renovar esta estrategia del miedo. Así, cada nueva variante permite revivir la simple idea de las sucesivas “olas” que supuestamente nos abruman, y justifica nuevos pasos en el objetivo de la vacunación total, al tiempo que desvía la atención de las verdaderas causas de la mortalidad provocada por estos virus. Estas causas son esencialmente, por un lado, la proporción creciente de personas que padecen enfermedades crónicas ambientales (obesidad, diabetes, insuficiencia cardíaca o respiratoria, etc.), y por otro, la tercermundización del hospital público.

Después viene la técnica de propaganda de “batas blancas y galones”, bien descrita por Etienne Augé (Petit traité de propagande. À l’usage de ceux qui la subissent, 2007). Consiste en “recurrir a personas que, en virtud de su título, rango o mandato, tienen una autoridad social susceptible de beneficiarse de una credibilidad no relacionada con lo que dicen y de provocar el apoyo a sus ideas, argumentos o acciones en su audiencia”. Así, podemos observar en los medios de comunicación “la aparición de especialistas profesionales, capaces de intervenir sobre temas de los que a veces no tienen suficiente conocimiento pero sobre los que consiguen expresarse con un lenguaje convincente”. Su discurso es percibido por la mayoría de los no especialistas como un consejo de expertos porque han sido cuidadosamente presentados, por ejemplo a través de un rótulo en la televisión, destacando sus títulos, como médico, profesor, general, así como su campo de experiencia. Por supuesto, para que esto funcione, hay que ocultar cuidadosamente sus frecuentes vínculos con la industria farmacéutica.

Además, gobiernos como el de Francia utilizan ampliamente otra forma clásica de propaganda estatal, que Etienne Augé llama “la elección amañada”. Consiste en “proponer una elección a los ciudadanos, como si les correspondiera decidir y elegir la mejor opción, sabiendo de antemano cuál será el resultado de esta consulta”. De este modo, el propagandista presenta al público la alternativa entre una opción inaceptable que será necesariamente rechazada, y una opción que parecerá no deseada pero inevitable en vista de la magnitud del peligro amenazante”.

¿Vacunados o reconfinados? ¿Vacunados o reenmascarados? ¿Vacunados, curados o muertos? La historia estaba escrita de antemano para los que saben reconocerla: “la elección amañada se utiliza principalmente para explicar los sacrificios o para anunciar medidas drásticas. En estos casos, no es raro que se utilicen expresiones alarmantes, porque se trata de mostrar que sólo hay una solución para evitar la catástrofe. Así, el autor concluye que el líder político debe entonces “imponerse en el papel de un salvador que aprecia el altruismo de su “rebaño”. Puede pedir que se sacrifiquen ciertas libertades primarias para garantizar mejor la seguridad de todos en tiempos difíciles. Esta técnica está en la raíz de la mayoría de los sistemas de dominación de masas que conducen a las dictaduras”.

Por último, llega la técnica de la rana hervida de la famosa fábula: sumerge una rana en agua hirviendo, saltará para escaparse, pero si la sumerges en agua fría y  haces hervir el agua gradualmente, la rana se adormecerá y acabará muriendo por la cocción sin darse cuenta. Los gobiernos usan y abusan de esta técnica de coerción jurando que tal o cual obligación nunca sucederá o que tal o cual categoría de la población nunca se verá afectada, para no alarmar a la población. Al mismo tiempo, van realizando la cosa poco a poco. Así, la vacunación fue reservada inicialmente para las personas mayores y a los profesionales de la salud. Luego se extendió gradualmente a los adultos de los grupos de edad más jóvenes, antes de pasar a los adolescentes y después a los niños. Hoy son los llamados niños “frágiles” los que deben seguir desempeñando el noble papel de protectores. Mañana, en realidad, serán todos ellos.

La realidad tiene poco que ver con esta propaganda

A la realidad no le importan estas manipulaciones del pueblo. Se puede resumir en cinco hechos.

Figura 1: Evolución en relación con 2019. Número acumulado de muertes por edad.

Fuente: INSEE, estado civil. Número de muertes diarias transmitidas hasta el 8 de noviembre de 2021 Nota de lectura: falta el año en el último color (1 de marzo-30 de abril de 2020)

Fuente: INSEE, estado civil. Número de muertes diarias transmitidas hasta el 8 de noviembre de 2021 Nota de lectura: falta el año en el último color (1 de marzo-30 de abril de 2020)

La primera es que la llamada “pandemia del siglo” nunca ha amenazado a los menores de 60 años. Si hay una categoría de personas que estadísticamente no está en riesgo, son los niños. Las estadísticas de mortalidad recopiladas por el INSEE muestran incluso que los menores de 25 años experimentaron una menor mortalidad en 2020 y 2021 que en 2019 (Figura 1 opuesta). En cuanto a los que tienen entre 25 y 49 años, no apreciaron ninguna diferencia en general. El gráfico también muestra que, en el periodo actual (1 de junio – 8 de noviembre de 2021), tampoco hay un exceso de mortalidad entre las personas de 50 a 64 años.

La segunda observación es que no está justificado anunciar sistemáticamente lo peor, hoy la inminencia de una “quinta ola”. La realidad es que es engañoso presentar una curva de “casos positivos” (que depende de muchos factores, empezando por la frecuencia de las pruebas) como una curva del número de “enfermos”. La gran mayoría de las personas con el virus siempre han sido mínimamente o nada sintomáticas. En segundo lugar, las hospitalizaciones y las muertes aumentan lentamente, pero esto es lo que ocurre todos los años en esta época de la temporada de invierno. Los datos de la red Sentinelles (una red francesa que existe desde 1984 y que es una muestra de varios centenares de médicos de cabecera que informan de su actividad médica en materia de enfermedades infecciosas) muestran incluso que el número de pacientes está actualmente muy por debajo no sólo de las dos principales epidemias de Covid (marzo-abril de 2020 y octubre-noviembre de 2020), sino también de los años de mayor gripe estacional (Figura 2 opuesta). Esto significa que la especificidad de la epidemia de Covid probablemente no radica en su peligrosidad intrínseca, sino en la respuesta terapéutica, o más bien en la falta de respuesta terapéutica, a la que se opusieron los médicos debido a las instrucciones gubernamentales que favorecían, en primer lugar, las medidas no farmacéuticas (confinamientos, toques de queda, etc.) y, en segundo lugar, la “solución vacunal”.

Figura 2: Comparación del número de enfermos identificados en las epidemias de Covid (2020-2021) y de  las epidemias de gripe estacional de 2019 y 2020.

Fuente: Red Sentinelles, formato IRSAN

La tercera observación es que la vacunación avanza hacia una cobertura del 100% de la población general sin cambiar la dinámica de las sucesivas epidemias provocadas por las variantes. Ya ocurrió con la variante Delta (india) el verano pasado, y vuelve a ocurrir con la variante sudafricana conocida como Omicron (aparentemente menos peligrosa que las anteriores). La conclusión es fatal: el salvamento por la vacunación general es un mito. Como todas las religiones, se basa únicamente en la fe de los creyentes. La realidad, que es visible desde hace varios meses, es que la vacunación no hace nada para detener la propagación de la epidemia. Y por una buena razón: está bien demostrado que la vacunación no evita la contaminación o la transmisión del virus.

La cuarta observación es que, como todas las ideologías religiosas o laicas, la vacunación integral es una estructura psicorígida ciega a cualquier efecto perverso y sorda a cualquier cuestionamiento. En este caso, es tabú hablar de los graves efectos indeseables relacionados con la vacunación de los jóvenes. Pero la realidad está ahí, y no se puede esconder bajo la alfombra indefinidamente. Los seguidores de la nueva religión han hecho todo lo posible por negar cualquier relevancia a los datos de farmacovigilancia que ya estaban disponibles el verano pasado. No podrán hacer nada contra la acumulación de publicaciones científicas que documentan, entre otras cosas, los riesgos sin precedentes de problemas cardíacos (trombosis, pericarditis, miocarditis) en los adolescentes vacunados (ver por ejemplo aquíaquíaquíaquí y aquí). En otras palabras, la relación beneficio/riesgo es claramente desfavorable a la vacunación de los jóvenes. Por esta razón, varios países escandinavos ya han renunciado a inyectar a los jóvenes con vacunas de ARNm, a los que se unió hace unos días Japón. Además, cuando el Gobierno remitió el asunto al Comité Consultivo Nacional de Ética el 27 de abril de 2021, éste concluyó que “la vacunación de niños menores de 12 años no parece ética y científicamente aceptable”. ¿Pero a quién le importa ya la ética?

Finalmente, la quinta y última observación es que esta ideología industrial y cientificista de la vacunación completa funciona como las religiones en tiempos de crisis en el pasado. Tiene sus sumos sacerdotes y sus devotos, que acaparan más que nunca la palabra en la televisión. Tiene su inquisición mediática, que excomulga a los pensadores desviados y quisiera quemarlos como a las brujas en el pasado. Y produce masivamente chivos expiatorios (los no vacunados) que son tratados como las víctimas de la peste o los leprosos en el pasado, y más recientemente las víctimas del SIDA que J.-M. Le Pen quería encerrar en “sanatorios”. Esta situación es tanto más absurda cuanto que cada persona vacunada es una futura persona no vacunada que no lo sabe, ya que todo se pondrá en cuestión para los que no tomen su tercera dosis, antes que la cuarta (ya decidida por M. Delfraissy), la quinta, la sexta, etc. Puede que el principio mismo del “pase sanitario” se basa en una mentira descarada (repitamos que la vacunación no bloquea ni la infección ni la transmisión), pero su lógica discriminatoria se viene desarrollando de forma dramática desde hace varios meses.

Y por si la pérdida de puestos de trabajo, la falta de acceso a restaurantes, locales culturales, etc. no fueran suficientes, los gobiernos europeos compiten ahora entre sí en su imaginación contra el nuevo enemigo público número uno en que se ha convertido el no vacunado. Como en Austria, ya no basta con excluir, ahora quieren multar, castigar y encerrar. Esta mórbida lógica discriminatoria, que viola los derechos humanos que se creían “inalienables”, enfrenta a los ciudadanos entre sí y seguramente será descrita algún día por los historiadores como una especie de locura colectiva orquestada por personas que han perdido todo sentido de los valores democráticos y los derechos humanos. No debemos resignarnos y callar ante semejante desastre intelectual y moral.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Up ↑

%d bloggers like this: